Transmutar en amor la polaridad. La ley sólamente es una: EL AMOR


Este es un momento sin precedentes.

Muchos son los que esperan y aguardan este momento.

Ya los canales están abiertos,

para la comprensión de la figura de Dios Padre Madre Rey Celestial.

El trabajo que se está realizando en los cielos,

corresponde al trabajo que se está realizando en la Tierra.

Un trabajo de limpieza y orden,

con la finalidad de transmutar en amor la polaridad.

Los opuestos han sido durante eones de tiempo, nuestra forma de vida con lo cual romper con ese patrón, es muy dificultoso. Para llegar ahí, falta de: amor, paz, tranquilidad y suma paciencia.

El momento es tormentoso para algunos que ven desmoronar sus castillos de arena, edificados sin base en el amor, sino en la ambición y el poder. El poder sobre las masas es desorbitado, haciendo que cada uno de los individuos sufra el colapso de su propio conflicto interno. Este conflicto resulta necesario pues sin él, no queda espacio para la reflexión.

Son momentos difíciles en los que los cristianos debemos retomar las enseñanzas de amor de Dios Padre, nuestro señor Jesucristo. Junto a él y junto con él, trabajar en favor de la paz y la concordia de las naciones, de las razas y de los pueblos de la Tierra.

Son momentos muy esperados y aquellos que son capaces de sentir, percibiéndolo están y preparados para el momento.

Cristianos, uníos todos en concordia y amor, lejos ya de conflictos,

lejos ya de divisiones, de creencias diferentes,

pues la ley sólamente es una: EL AMOR.

El amor hacia uno mismo y hacia Dios Padre Madre Rey Celestial,

el amor hacia su prójimo pues como él, un ser de amor es más.

Basta ya de hipocresías, basta ya de conflictos.

Alegrémonos el día pues Cristo ya se encuentra entre nosotros.

El se halla en cada uno de nuestros corazones y de amor está inundando todo.

Seamos capaces de levantarnos en acción, cada uno tomando su papel, su misión en la vida y siendo consciente y responsable de su misión, todos experimentaremos la implantación del amor en el planeta.

No hay maestros, cada uno somos maestros de nosotros mismos.

No busquemos fuera, lo que se halla dentro de nosotros.

En nuestro interior, la fuerza del amor opera desde lo más profundo y es capaz de llegar hasta rincones que ya pensábamos olvidados.

Mantenéos firmes en vuestras convicciones, no dudéis de quiénes sois, y así podremos experimentar la paz y el amor.

Muchas han sido las enseñanzas escritas en los libros, mas esta enseñanza, se encuentra escrita en nuestro corazón.

No lograremos la verdadera sabiduría,

hasta que no seamos capaces de conectar con nuestra esencia,

y nuestra esencia es el AMOR.

Reuníos en grupos de oración y meditación, fomentad el descanso y la paz, facilitad la llegada del cambio a tantas y tantas personas que lo necesitan, sed capaces de vivir en amor incondicional. Confiad, confiad en la voluntad y el amor del Padre.

Aseguraos la dicha plena y la alegría dentro de vuestros corazones y de esta manera el descanso de vuestra alma está asegurado.

Muchos sois los que ahora mismo os sentís desorientados buscando y anhelando el descanso de vuestra alma.

Regocijaos, alegraos por fin, porque ello va a suceder. Cada uno de vosotros podrá descansar al fin y encontrar el propósito y el camino de su vida.

Todo el proceso se está consumando; gradualmente se va fortaleciendo la confianza y la fuerza del amor.

Atrás quedarán los conflictos pasajeros,

quedarán olvidados como tema del pasado.

La solución llegará de la mano del amor,

haciendo desvanecer todo hecho conflictivo en vuestras vidas.

El amor es la única herramienta y la más poderosa,

capaz de derrotar y disolver situaciones complicadas.

De la mano con Cristo Jesús, nuestro hermano, el proceso se va instalando en cada uno de vuestros corazones.

Es hora de liberar el pasado, soltar todo aquello que ya no nos sirve, funcionar desde la intuición, salir de patrones y esquemas repetitivos y ser capaces de transmutar nuestro pasado en amor. No importa cuál haya sido, lo importante es mirarlo desde el amor, y el perdón hacia uno mismo y hacia los demás, actuará de filtro borrador.

Yo, María Magdalena esta es mi misión:

Coordinar las almas en amor,

reunir en grupos y trabajar,

para continuar con la misión de Nuestro Señor Cristo Jesús.

Bendiciones a todos los seres que acompañan en este proceso, caminando todos juntos logramos que se instaure la Nueva Tierra Ascendida, una Nueva Tierra de paz y amor.

Gracias a todos de corazón.

Gracias y bendiciones a ti, María Magdalena

Canalización recibida el 19 de enero de 2013

Fuente: María Magdalena

Canalizado por: Ana Jesús Murillo

https://proyectobiviendounidad.wordpress.com/

Se permite compartir este mensaje en otros foros, blogs, etc., siempre que el mismo se muestre en su totalidad, nada sea modificado o alterado y se cite el nombre de la fuente de la que procede.

Gracias por difundirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s