Volver a la vida. La Nueva Tierra Prometida


 tierra-prometida

Volver a la vida. 

Volver a ver la vida. Ciclos de vida. La vida es muerte y la muerte es vida. Son ciclos naturales de la vida; morir para dejar nacer, nacer para después morir. Es intrínseco, lo uno sin lo otro no puede darse. Vivir la muerte sin sufrimiento, sin dolor, sin angustia, sin resistencia, es amar, amar a Dios sobre todas las cosas, pues es la creación, el valor de la creación.

Lo que más nos angustia es perder lo que ya conocemos pues no vemos. Los ojos del corazón se ciegan, se cierran con el sufrimiento. El nacimiento desde el amor, desde el corazón es un nacimiento bello, esperado.

Resulta desgarrador ver cómo nos anclamos en el sufrimiento, se paraliza la vida, se paraliza el rumbo, la persona se vuelve loca encontrando la salida.

Bellos seres que canalizáis haced llegar esto a la humanidad, pues una humanidad que sufre es una humanidad sin vida; y nada más lejos del propósito del Padre, amar y ver a sus hijos felices, complacientes, divirtiéndose y aprendiendo a disfrutar de sus dones. Regalos para el día a día, amaneceres llenos de entusiasmo, amaneceres y atardeceres de pasiones.

Llueve y cambia el rumbo de la vida, cambian sus notas ásperas, cambian por la alegría, se limpia y se ilumina, se desvanece… Siempre al final, todo llega y todo se calma. Nada es eterno, ni nada es igual. Todo cambia y se acelera, todo vibra, todo se mueve; la calma es lenta y todo lo entorpece, la alegría todo lo mueve.

Mudras fantásticos que nos ayudan a conectar, la oración, el sosiego y la paz interna, nos permiten conexiones neuronales positivas alejadas de las conexiones sin pautas y sin armonía.

Porque todo llega y todo se calma, todo se aleja para después ponerse en marcha…

Ilusiones que se desvanecen para después ver que son irrealidades generadas por una mente cansada. Cansada de dar vueltas y no encontrar, no encontrar lo que se buscaba… otra vez de nuevo desorientada, sin rumbo, aturdida y perdida en la nada…

El vacío es intrínseco al todo. no existe la nada. Todo es y todo existe, nada es y nada existe.

Son figuras de un rompecabezas a punto de montarse, ahora desmontado y sin piezas, unas con otras revueltas.

Busco y no encuentro. ¿Qué es lo que busco? Te buscas a ti mismo/a, tu claro reflejo en las sombras, en la luz de la alegría. Te buscas a ti mismo/a en cada una de las notas de una sinfonía. Tardes de invierno, tardes de angustia desagradable, proceso interno de desarmonía.

Las notas suenan, golpean las unas con las otras, a empujones, queriendo ser sinfonía, baladas al viento, notas que lanzan destellos de alegría, ¡por fin parece que hay luz! Notas discordantes sonando todavía… Y todavía no me encuentro…, no encuentro la línea que une, la línea que gira, gira y da vueltas como una loca perdida…

Voces que gritan, que oyen sólo unos pocos y otros ni siquiera lo atisban… no son capaces de comprender lo que significa…

Dedos al viento, manos al aire, brazos cruzados, protegiendo almas todavía dispares, sin ganas, sin residuos, sin conexiones eficaces…

Todo se dificulta, se alarga, se expande formando formas geométricas algunas, que aparecen y desaparecen, cubículos que forman estructuras piramidales algunas. ¿Para qué, para qué sirve tanta desarmonía?

Mi corazón oye y mi corazón escucha. ¿Para cuándo la vida? ¡Basta ya de tanta muerte, tanta ignorancia compartida!

Hagamos un mundo mejor entre todos los humanos, que aunque compartiendo piso y alegría, camas y bebidas, tanta celebración y nunca es para celebrar la vida…

LA NUEVA TIERRA PROMETIDA

nueva-tierra-biviendo

El agradecimiento es la base de la armonía. ¡Es la base de la nueva vida! 

Felices vosotros de poder sentirlo, aunque sea de vez en cuando, pues eso significa, que aún el recuerdo vive presente de que existe una nueva forma de vida, desde la gracia, desde la ilusión, una nueva Tierra Prometida, pues esta y otras muchas cosas, son promesas ya cumplidas.

El Padre anunció su misión y el Padre convenció sólo a unos pocos que creyeron en su palabra, otros muchos la escucharon, pero no fue creída. 

Pues para todos vosotros hermanos, aquí está de nuevo, el anuncio de la Nueva Tierra Prometida. Más en firme que nunca, más real si cabe que la primera vez misma.

Una Tierra para todos y de todos, donde no existan diferencias, donde no existan partidas, cambios de lugares de unos y de otros, todos en paz y armonía, paz y concordia, todos unidos por la vida.

Pues la vida es una, como UNO es el TODO y al que todos somos llamados, como hermanos a amarnos.

¡Hinquemos los pies en la Tierra, en la Nueva Tierra Prometida, alcemos nuestros brazos y abramos nuestros corazones para recibirla!

Tantas ilusiones y tantas desilusiones, como el juego de la vida, pues la vida es un juego real como la vida misma…

Coletazos son los últimos, bandadas para cambiar al otro lado del velo, pues estamos muriendo, para ganar la nueva vida.

¡Dichosos los llamados al disfrute cada uno en su proceso de vida, alegraos hermanos, pues ya está aquí lo que se prometía!

Los incrédulos en su derecho están de sentirlo y los crédulos en su derecho de vivirlo.

Todos elegimos dónde queremos colocarnos, en la línea hacia arriba o al borde del abismo.

Todos defensores de nuestra propia teoría. Una teoría de la creación, cocreada entre todos.

Un patrón consumido, un patrón consensuado, donde entre todos establecemos las reglas y pactamos acuerdos de vida, de almas, de cuerpos, de señales que nos llevan hacia unos y otros. Reglamentos aceptados, a veces convulsos y a veces consensuados.

Todos de acuerdo en vivir una vida acorde a lo que es uno, valorando lo y que entre todos formamos. Un conjunto de unión, de colaboración, de gratificación, donde los ideales dejan paso a la práctica, a veces en rebeldía, sin consecuencias, pero sí aceptaciones de lo que ello implica.

Naciones que se desprenden, ideas que lo magnifican, separaciones frente a uniones… ¡qué diversa es la vida!

Todo está bien, todo vale, mientras que el conjunto lo acepta y atestigua. Toda presencia es necesaria y toda distancia…

Acuerdos entre naciones, acuerdos entre provincias, acuerdos entre autonomías, acuerdos de almas, más allá de los convencionalismos que genera la izquierda ni la derecha.

Separatismos, benevolencias incomprensibles… todo confluye, todo se alinea, todo se une al mismo mecanismo… establecer las leyes de la Nueva Tierra.

Vosotros y nosotros, juntos en este proceso de hermandad, de colaboración, de unión, formando un nuevo nacimiento de la unión de almas, cocreando en un mismo sentido, a veces en el mismo y otras en diferente sentido.

El privilegio de la unión, la sonoridad de las palmas, aplaudiendo un nuevo curso en marcha. Marcando los caracteres, cuerpo y alma, pues nada es separado, todo es afín vibratoriamente hablando.

Déjenme decirles lo que está programado. Una fiesta, una gran fiesta en el cielo, el día en que se instaure la Nueva Tierra. Alegrías y destellos, flautas, clarines y pianos, tocando por una Nueva Tierra. Todos bailando, todos danzando al son de la nueva armonía, al son de la alegría del Creador, de Dios Padre Madre Rey Celestial, pues todo está preparado. El día está previsto.

Ahora baila y sonríe, baila y canta como tú eres, pues eres la alegría misma, hermana del alma. Terminamos la conexión, descansa y libera la tensión sobrevenida para lograr llegar a la Nueva Tierra. Gracias por tu paz y tu armonía. Tus hermanos de Sirio, en compañía de Cristo Jesús, señor de las Naciones y Universos, como tu sabes. Descansa en paz, bella alma divina, la paz borrará tus secuelas de muerte y sufrimiento vividas, pues eran parte del proceso de vida en la Tierra.

Con amor, tus hermanos Sirianos.

Recibida el día 8 de noviembre a las 18:00 de 2016

Autor: Canalizado por Ana Jesús Murillo

Fuente: Hermanos de Sirio

Puedes compartir el texto, pero si lo haces respeta siempre su contenido completo, incluyendo el autor y la fuente, para no distorsionar el mensaje. Muchas gracias por compartir.

Con mucho amor, Ana Jesús Murillo. Proyecto Biviendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s